¿Cómo cuidar la unidad en el matrimonio y la crianza de los hijos?

familia fe Mar 01, 2022

Iniciar un matrimonio es toda una aventura y al mismo tiempo es todo un reto. El primer año de matrimonio por lo general se dice que es el año de los acoples: de conocer, de ceder, y de aprender a convivir 24/7 con una persona. Para muchos matrimonios una de las mayores pruebas de armonía fue el COVID-19, en donde muchos hogares pasaron de verse unas pocas horas al día, a estar juntos sin poder salir ni 'escapar' de la realidad por muchos días seguido. Tristemente, muchos hogares no lograron pasar el tiempo de la pandemia.  

Para las que no saben mi esposo es de Inglaterra, y yo soy de Colombia. ¡Este año estaremos cumpliendo 10 años de casados!  Una de las cosas que más tuvimos que aprender a trabajar fue la diferencia cultural, pues los ingleses son muy diferentes a los colombianos. Les doy unos ejemplos: la cultura inglesa todo lo planea, por lo general con muchos meses de anticipación. Pero para el colombiano, lo más fácil es ser esporádico, por lo general planea solo hasta el último momento (si es que planea). Los ingleses son súper puntuales, los colombianos... no tanto. Estos son algunos ejemplos de las diferencias culturales que pueden convertirse en grandes desafíos para mantener la armonía. 

El día que me casé, cuando estaba preparando mis votos, Dios me dio una promesa para mi hogar, se las quiero compartir:


   "Para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste. La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno. Yo en ellos, y tu en mi, para que sean perfectos en unidad, para que el mundo conozca que tu me enviaste, y que los has amado a ellos como también a mí me has amado." (Juan 17:21-23).

Dios me mostraba que la base de mi matrimonio debía ser la unidad con mi esposo. Me impacta esta palabra porque la misma unidad se describe como gloria, como algo especial y como el poder de Dios desatado sobre un hogar. También es una manera de testificar a los que no conocen de Cristo que hay un Dios real, es uno de los mayores testimonios que podamos dar. Esto se aplica no solo al matrimonio, sino a un hogar, una iglesia y una comunidad.

Hay un poder muy grande en la unidad.  En América más del 50% de matrimonios terminan en divorcio. Hay muchas opiniones divisivas en cuanto a la manera de educar a los hijos, el manejo de las finanzas, y aun de las decisiones triviales del día a día. Además, hay todo un movimiento que quiere destruir por completo el concepto de familia, y se han encargado de enseñarlo desde la educación pública.  Sin embargo, hay una unción especial para los últimos tiempos, es la unción Elias, mira lo que dice Malaquías 4:6,

"El hará volver el corazón de los padres hacia los hijos, y el corazón de los hijos hacia los padres, no sea que yo venga y hiera la tierra con maldición."

La unción de Elias es la unción de armonía en el hogar, de disfrutar la crianza de los hijos, disfrutar el matrimonio. Y esto es lo que Dios está desatando en los últimos tiempos.  

El principio de la unidad es muy poderoso, mira lo que dijo el mismo Señor Jesus: "Y si una casa está dividida contra sí misma, tal casa no puede permanecer." Lo que más debemos cuidar dentro del hogar es la unidad. Y si eres casada, entonces empieza cultivando la unidad con tu esposo.

¿Cómo lo hacemos? ¿Cómo cuidar la unidad en el matrimonio? 

 
1. A diario aparta un tiempo para comunicarte con tu esposo. 
2. Cada semana ten tiempo de calidad con tu cónyuge. Es fácil perder esto, sobre todo cuando hay niños pequeños que cuidar, pero es necesario. 
3. Asegúrate de que ambos estén andando hacia el mismo propósito: en nuestro caso, ambos amamos servir a Dios, y nos hemos determinado levantar hijos que quieran hacer lo mismo. Es lo que hacemos y por lo que nos esforzamos. 
4. Termina el dia pensando en 10 cosas que admiras de tu esposo. 

¿Cómo cuidar la unidad en la crianza de los hijos?  


En el libro de Jueces, una pareja entendió que su misión era demasiado grande, pues tenían la responsabilidad de criar a su primogénito para que fuera un hombre por el cual el poder y la liberación se desatara hacia todo un pueblo. Ellos no sabían qué hacer, así que hicieron una petición muy específica:    

“Entonces Manoa dijo: Cuando tus palabras se cumplan, ¿cómo debe ser la manera de vivir del niño, y qué debemos hacer con él? Y el ángel de Jehová respondió a Manoa: La mujer se guardará de todas las cosas que yo le dije. No tomará nada que proceda de la vid; no beberá vino ni sidra, y no comerá cosa inmunda; guardará todo lo que le mandé.” (Jueces 13:12-14) 

Tanto Manoa como su esposa, ambos escucharon claramente de parte de Dios lo que debían hacer para cumplir su misión como padres.

Es muy importante, alinear los pensamientos con la Palabra de Dios, esto traerá unidad siempre al matrimonio y será una protección para no ir por un camino errado.  La armonía entre pareja como consecuencia traerá armonía a todo el núcleo familiar. Uno de los mayores regalos que podemos dar a nuestros hijos es una atmósfera de paz.

 

Si quieres reforzar la unidad familiar y tienes hijos menores de 10 años, te recomiendo usar el Devocional de Familias Pequeños Héroes, está disponible para compra en Colombia en este enlace y para compra internacional aquí.

Suscríbete a Hero Moms

Sé la primera en enterarte de nuestros próximos eventos y recursos.